‘Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo…’

Publicado: octubre 7, 2010 en Heavy metal, Música
Etiquetas:,

Whoever appeals to the law against his fellow man is either a fool or a coward. Whoever cannot take care of himself without that law is both. For a wounded man shall say to his assailant:  ‘If I Die, You are forgiven. If I Live, I will kill you’… Such is the Rule of Honor….

Tengo relativamente poco tiempo de conocer a Lamb of God. El metalcore no es de mis géneros favoritos, sin embargo, cuando supe de la visita del “Cordero de Dios” a México, busqué material de ellos para conocerlos bien y lo descargué de la red. Terminé comprando el “Killadelphia”, en CD y DVD.

Con cinco discos de estudio en el mercado (más uno con el nombre de Burn the Priest), los de Richmond, Virginia, hacen una metalcore potente que me hizo mover la cabeza y brincar juntos a cientos de metaleros de la nueva generación el martes 5 de octubre, en el Circo Volador.

Hasta marzo, había escuchado poco de Lamb of God, pero en unos meses los conocí mejor y decidí no perderme ese concierto. Me confié y no compré boletos a tiempo. Quise hacerlo hace dos semanas y me encontré con un “sold out” sorprendente para mí.

Por eso cuando llegamos al Circo el martes, a las seis de la tarde, cuando vi una interminable fila que le daba casi la vuelta a la manzana, entré en pánico. El “Oso”, un revendedor de confianza, no tenía entradas y pensé que nunca llegarían. Finalmente las conseguimos a más del doble de su valor. Pero valió la pena.

Las cercanías del Circo parecían estación camionera. Había muchos autobuses de banda metalera que llegó de Monterrey (donde se canceló su presentación), de “Guanatos” y Querétaro, además escuché que llegó gente de Morelia, Aguascalientes, Cuernavaca y Puebla.

“¿Que si son muy buenos estos cabrones?”, me preguntó Chuck, quien va a los conciertos a brincar y hacer slam, aunque no conozca ni una sola rola de las bandas.

Después de un par de chelas banqueteras, Chuck, Lucio y yo entramos a un abarrotado Circo, donde después de tomar otro par de “birritas” y comprar la camiseta oficial nos dispusimos a entrar de lleno al convivio.

“Me da miedo tanto escuincle”, me dijo mi amigo Darío Arroyo, fotógrafo profesional, cuando vio el personal que literalmente atascó el ex cine Francisco Villa.

Y sí, la audiencia era en su gran mayoría de menores de 22 años, aunque nos colamos algunas decenas de metaleros de la “vieja guardia”, los que ya peinamos algunas canas, si es que aún conservamos la cabellera.

Para mí, Lamb of God cumplió con mis expectativas, aunque en su set list no incluyó la rola que más me prende: “Waht I’ve become”.

Observé las primeras rolas desde el costado derecho del Circo, y me lancé de lleno frente al escenario con “Now you’ve got something to die for”.

No hubo mucho slam, pequeños círculos al frente, pero no algo generalizado, como con las viejas bandas de thrash que he visto ahí en el último año: Kreator, Exodus o Sacred Reich, o qué decir de Cannibal Corpse y Napalm Death.

Lucio, yo y Chucho, en Lamb of God

Lucio, yo y Chucho, en Lamb of God

Fue un concierto diferente por el estilo de la banda y por la juventud de la audiencia, que no dejaba de grabar el show con sus celulares de última generación.

“Omerta” fue uno de los tracks que más esperaba y la tocaron. Satisfecho. Brinque y coree algunas partes de las rolas, me machacaron las costillas y mis lesionados tobillos salieron bien librados del jaleo.

Con su estilo, Randy Blythe es un buen “frontman”. El “Randy, Randy” lo sorprendió y dijo sentirse orgulloso de tocar acá. El momento emotivo de la noche fue cuando el Circo se cimbró con el “México, México” que la banda acompañó con un riff machacante que lo hizo más espectacular.

Como siempre, le puse atención al trabajo del bajero, en esta ocasión John Campbell, que le da una buena base rítmica a la banda acompañado de Chris Adler.

En recientes semanas algunos amigos, sobre todo por el Facebook, me preguntan por qué sigo escuchando heavy metal. Es algo recurrente y hoy hasta mi jefe me preguntó por el concierto. A veces no sé qué contestar.

Es difícil expresar ese cosquilleo que siento cuando las luces se apagan y suenan los primeros riffs. La emoción horas antes de llegar a un concierto.

Ana Camila va en un par de semanas a ver a los Jonas Brothers al Foro Sol y cuando habla de ellos los ojos le brillan de manera especial. Quizá como a mí me brillaron cuando fui a ver a Devastation, en el 88, a Tlalnepantla, o como me brillaban anoche con Lamb of God.

El set list del concierto del 5 de octubre en el Circo Volador:
1. The Passing
2. In Your Words
3. Set to Fail
4. Walk With Me In Hell
5. Now You’ve Got Something To Die
6. Ruin Play
7. Hourglass Play
8. Dead Seeds
9. Blacken the Cursed Sun
10. Descending
11. Contractor
12. Laid to Rest
13. Omerta
14. Vigil
15. Redneck
16. Black Label

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s