Y 24 años después… ¡Black Sabbath!

Publicado: mayo 7, 2014 en Heavy metal, Música
Etiquetas:, , , ,

Imagen

 

 

Nunca voy a olvidar aquella tarde del otoño de 1989. Escuchaba la mítica Rock 101 cuando la programación fue interrumpida por un “loco” llamado Gueorgui Lazarov, el editor de la desaparecida revista Heavy Metal Subterráneo.

Sin ahondar en detalles, Lazarov anunció la cancelación definitiva del concierto de Black Sabbath en la ciudad de San Luis Potosí. ¿A quién cuernos se le ocurrió llevar a Sabbath a ese lugar? Pues a un grupo de empresarios que habían contratado a la legendaria banda de Birmingham para tocar en el Estadio de Nou Camp, de León, el 28 de octubre de aquel año.

El concierto se suspendió en la ciudad guanajuatense porque las autoridades locales (panistas, obvio) se dejaron presionar por la mochería local que acusó al grupo de “satánico” y los organizadores tuvieron que buscar otra ciudad para la presentación de Tony Iommy, Cozzy Powell (batería), Tony Martin (voz), Neil Murray (bajo) y Geoff Nicholls (teclados). Aquella formación había grabado ese año el “Headless cross”.

El concierto se mudó a SLP porque en el DF aún estaba prohibido celebrar conciertos, pero en la capital tunera otra vez los pinches panistas decidieron cancelar el evento que se iba a celebrar en el Estadio Plan de San Luis, hogar por aquellos años de los Cachorros del Atlético Potosino (saludos, Nery Castillo padre).

Pero no sólo fue la cancelación, Lazarov anunció (después publicó una nota en HMS) que la policía detuvo autobuses y el tren (sí, aún se viajaba en tren), antes de llegar a San Luis Potosí, para bajar a los greñudos que iban al concierto.

Debo reconocer que por aquellos años yo no era fan de Black Sabbath, al que conocía más a través de Ozzy Osbourne que por su propia obra.

No me pasó por la cabeza ir a aquel concierto, tenía apenas 18 años y mis viejos no me hubieran dejado, pero escuchar a Lazarov relatar todo aquello con la voz entrecortada por la impotencia, hizo que se me salieran las lágrimas por el coraje. Esta semana he platicado con Mauricio Patiño y Gabriel Lara, dos amigos que tenían boleto para aquella noche triste y que el sábado se “sacarán la espinita”, como otros miles que fueron víctimas de la imbecilidad del estado mexicano hace 24 años.

Lo más cerca que he estado de Black Sabbath fue cuando vi a Ozzy (junto con Black Label Society y Korn), en 2008. Un año antes no fui a ver a Heaven and Hell (lo peor es que no recuerdo por qué), cuando tocó en el Auditorio Nacional con Dio, Tony, Geezer y Vinny Appice como batero.

Mi fanatismo por Black Sabbath ha crecido en los últimos años. Para mí es una de las bandas más subvaluadas de la historia rock y, a mi juicio, es una de las cinco más influyentes en el desarrollo de esta música (ya lo discutiremos, una vez más, cervezas de por medio, en otra ocasión).

Por eso el concierto de este sábado para mí es imperdible. Es la última ocasión que tendremos la oportunidad de verlos. Y de una vez les advierto, si me ven llorando es que se me metió una “Sweet leaf” en el ojo.

(25 de octubre de 2013)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s