IMG_0870

Llámenle oportunismo o “boom”, pero antes de los Mundiales salen a la venta, en México y todo el mundo, cualquier cantidad de libros relacionados con el futbol. En mayo de 2006, Óscar Jiménez y yo escribimos un artículo a propósito de este “boom”. A Diego García del Gállego, Heriberto Murrieta y Javier García-Galiano, los entrevisté yo en la presentación del “Anecdotario del futbol mexicano”, de Carlos Calderón Cardoso. Con el “Tío Checo”, como llama Juan Veledíaz a Sergio González Rodríguez, habló Óscar. Nos faltó Juan Villoro, que dejó “colgado” a Carlos Barrón. La foto que ilustra este “post” corresponde a la entrevista que le hice a García-Galiano cuando salió “Cámara húngara”, una novela pambolera muy regularcita.

 

El futbol no ha sido un territorio fértil para la creación literaria en México. Tampoco lo ha sido para la investigación sociológica, antropológica o de carácter filosófico con el balompié como tema central.

A diferencia de otros países como España y Argentina, tan futboleros como el nuestro, en México no se puede hablar de la existencia de una “literatura futbolera”, puesto que, a pesar de la gran popularidad de este deporte en tierras aztecas, son realmente pocos los textos publicados que traten, al menos de refilón, el tema del futbol.

Es por ello que resulta curioso, si no es que sorprendente, que en las últimas semanas hayan aparecido en el mercado –o estén por salir- siete libros “futboleros”: Dios es redondo (Planeta), de Juan Villoro; Sonido local. Piezas y pases de futbol (Cal y Arena), de Rafael Pérez Gay; Futbolistas, El club de los 100 (Ediciones B), de Mónica Maristain con fotografías de Andrea Staccioli; La Copa de las fantasías (Centro Urbano, del diario El Economista), de Daniel Esparza y Jorge “Che” Ventura; Una historia que contar, de Guadalupe Castañeda; Anecdotario del futbol mexicano, de Carlos Calderón Cardoso, y Hasta el último minuto, compilado por Marcial Fernández (ambos de Ficticia).

Los géneros que abarcan estos textos son diversos, pues van de la crónica al cuento, y de las anécdotas históricas del futbol mexicano y los Mundiales, a la autobiografía de un jugador que, a sus 41 años, se niega al retiro.

Consultados acerca de este repentino “boom” de literatura balompédica en México, editores, periodistas, autores y escritores coinciden en que este género, por llamarlo de alguna manera, tiene un vasto territorio por explorar.

‘El mercado es muy grande’

Con cinco libros “futboleros” en el mercado y uno más próximo a ser presentado, Ficticia es la única editorial mexicana que ha apostado seriamente por el balompié a través de su colección “Ediciones del Futbolista”, que es dirigida por Diego García del Gállego, artista plástico y socio de la editorial.

“Más allá de los libros que aparecen cada cuatro año con motivo del Mundial, creo que el mercado para este tipo de libros es grandísimo. Este repentino ‘boom’ de literatura futbolera, como tú le llamas, tiene mucho de moda, pero creo que va a seguir adelante, porque hay mucho camino que recorrer. He visto, con gusto, que se están haciendo investigaciones, tesis, acerca del futbol; por otro lado, muchos intelectuales le han perdido el miedo al futbol.

“En Ficticia hemos apostado por el futbol porque nos gusta y tenemos un abanico muy amplio de opciones, no nos queremos limitar a las memorias de un ex futbolista, bienvenidos ese tipo de libros, pero también nos interesa la reflexión, el análisis y la parte didáctica, si alguien tiene un libro con dibujitos acerca de cómo pegarle a la pelota, adelante, lo revisamos con el consejo editorial de Ficticia y lo publicamos”, expresa con seguridad García del Gállego, quien dirige la colección que hasta el momento a presentado Guantes Blancos, de Félix Fernández, una biografía de Alberto Onofre, ¿Y el futbol dónde está?, de Ángel Cappa, Anecdotario del futbol mexicano, de Carlos Calderón, y está por lanzar al mercado la colección de cuentos titulada Hasta el último minuto, con relatos de Vicente Leñero, Rafael Ramírez Heredia y Carlos Cuarón, entre otros escritores.

Por su parte el periodista Heriberto Murrieta, autor entre otros textos de Contragolpe y de Azulgrana, un libro que narra la historia del Club Atlante, considera que la repentina aparición de este tipo de libros no puede ser considerada como un “boom”, sino apenas como una feliz coincidencia.

“Creo que esto, lamentablemente, no es un ‘boom’ ni una oleada de libros estructurada, más bien es una coincidencia porque al mismo tiempo se nos ha ocurrido a algunos autores sacar libros de futbol, ojalá hubiera muchos más”.

 – ¿Por qué crees que en un país tan futbolero como México se escriban tan pocos libros de futbol y se lea menos del tema?

“Porque a la gente le interesa ver a su equipo ganar y ver caer goles, no le interesa tanto profundizar en la táctica o en la lectura. Entonces no podemos esperar que se lea de futbol si no se lee de otros temas”.

 – ¿Cómo te ha ido económicamente con los libros de futbol que has publicado?

“Con Contragolpe bien, porque metimos varios patrocinadores y sí se ganó dinero; en el del Atlante fue un esfuerzo más bien romántico de un particular que le va al Atlante, pero no se ganó dinero, hubo que poner. Creo que así le puede pasar a otros autores, es un mal negocio a menos que se consigan patrocinios. Lo que queda más allá del beneficio económico es la satisfacción personal de tener un libro terminado, una obra bien cuidada sobre determinado tema deportivo, ya sea de futbol o de toros.

“En lo personal pienso que el futbol es, además del deporte más bello, una expresión cultural y una experiencia social, y en ese sentido yo creo que los escritores deberían atender más al futbol, porque se le ha minimizado, se le mira por encima del hombro, quizá porque hay temas más importantes en la vida del hombre que el esparcimiento y el deporte es esparcimiento. Hay una llanura extensísima para trabajar estos temas, profundizar en ellos pero, sobre todo, para ponerlos más accesibles a un lector pasajero”, dice Murrieta.

De expresión cultural a moda intelectual

Autor entre otros libros de Huesos en el desierto (Anagrama 2002), una obra en la que combina el reportaje, crónica y ensayo, Sergio González Rodríguez reflexiona brevemente sobre la expresión deportiva que en últimos tiempos ha sido motivo de interés para algún escritores mexicanos: el futbol.

– De pronto son más los escritores que encuentran en el futbol una vena literaria…

“Fundamentalmente tiene que ver con el reconocimiento del futbol como una forma de expresión cultural. Anteriormente estaba sujeta a las secciones deportivas. Pero en la medida que el futbol se incorpora con su gran industria del espectáculo a más amplios públicos, el ámbito intelectual empieza a reconocerle como una actividad de fuerte vinculación cultural. Es un trayecto que se ha seguido en los últimos años”.

 -¿No le parece que hace algunos años el futbol era algo más bien lejano a los intelectuales?

“Tenemos precedentes muy indicativos de rechazo, por ejemplo, una carta de intelectuales que se opusieron a que México fuera sede del Mundial de Futbol en 1970. Esta carta la dirigieron escritores como el recientemente fallecido Salvador Elizondo. Para ellos el futbol era una ocupación vital y bárbara que no tenía nada que ver con la cultura. Esta posición se ha modificado poco a poco con los años”.

 – ¿Hay terreno fértil en México para el tema del futbol?

“En España empezó a haber una muy fuerte vinculación de escritores importantes al tema del futbol. Esto creó un ‘boom’ de libros en torno al futbol, desde hace 12 ó 15 años a la fecha. En la actualidad ya tenemos un reconocimiento integral del futbol como un tema literario”.

 – ¿Hay alguna objeción a éste tipo de libros?

“Muchos de estos libros no tienen una visión crítica, eso sí es lo que hay cuestionar. Tienen una visión de que es como una moda ocuparse del futbol. Y por lo tanto es algo correcto. Les falta desde luego profundidad, análisis de aspectos sociológicos, un conocimiento más profundo del deporte”.

 – ¿Le ha interesado el tema?

“Lo he retratado incidentalmente, pero en términos de hacer o crear un libro no me atrae lo suficiente. Hay gente que lo está haciendo estupendamente como Juan Villoro. Es un tema, que una vez que pase éste reconocimiento del medio intelectual, se convertirá nuevamente en una situación circunscrita a los fanáticos y las secciones deportivas”.

 – ¿Es aficionado a algún equipo?

“Soy fanático moderado del futbol desde niño, lo jugué y hasta la fecha le sigo yendo a las Chivas. Estoy vinculado por la vía de la televisión. Veo los partidos importantes de la Liga y desde luego los de otros países”.

Atlantista de corazón y escritor de una novela futbolera como Cámara húngara (Joaquín Mortiz), Javier García-Galiano considera que el balompié se ha vuelto una moda entre gente de letras y otras expresiones artísticas.

“El futbol se ha vuelto una moda entre esa gente que se hace llamar intelectual, que antes abominaba el futbol y lo llamaba el opio del pueblo y que ahora, en lugar de ir a exposiciones de pintura va al estadio, sobre todo al de CU. Pero hay escritores como Juan Villoro, Rafael Pérez Gay y Luis Miguel Aguilar, que siempre han escrito sobre futbol, tienen muchos relatos acerca del futbol y la infancia”.

 – ¿Hacen falta más libros sobre futbol?

“No sólo más literatura, sino mayor diversidad, volver a la vieja crónica deportiva como la de Manuel Seyde, de Ángel Fernández. Este mercado es bastante más complicado de lo que se cree. La gente que lee periódicos lee eso, que con todo respeto tiene una calidad bastante baja, y que cuando ve un libro bien escrito no le interesa, no son lectores, ellos quieren el chiste de Nacho Matus…”

 

– En Argentina el gobierno intentó incentivar la lectura regalando libros de cuentos de futbol a la entrada de los estadios, ¿crees que eso funcionaría acá?

“Bueno, eso me parece tan hilarante como cuando José Vasconcelos iba por el país regalando libros. No creo que un libro de la historia del Atlante le interese más allá de la ‘Tito Tepito’… No creo que toda la gente que va al estadio de CU sea lectora, incluyendo a algunos que van al palco del Rector…”

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s