Historias del Naked: un bajista frustrado

Publicado: agosto 30, 2017 en Heavy metal, Naked City Bar, Rock, Rock argentino, Uncategorized

20988365_10214366493820210_8771465197419681557_o

Un viernes de 1998, después de una noche de cervezas en casa y de escuchar hasta el hartazgo el “Comfort y música para volar”, de Soda Stereo, fui a la Yamaha de Insurgentes Sur y me compré un bajo azul. Mi sueño era armar una banda con amigos y tocar en el Naked City. Al bajo le puse calcomanías de Biohazard y Raiders, pero después de varios palomazos la única rola que saqué completa fue “Crazy train”, de Ozzy Osbourne.

Tras varios intentos fallidos por aprender a tocar, reconocí mi falta de tiempo y, principalmente, de talento para hacerlo, por lo que decidí vender bajo y amplificador. A decir verdad, no lo vendí, fue un trueque con Mauro: “Te doy mi equipo y me abres una cuenta hasta que consuma el precio acordado por las cosas”. Pensé que iba a chupar “gratis” un año, pero creo que me bebí todo en menos de dos meses.

Nunca pude sacar el riff de “Entre caníbales” ni tampoco “hacer ruido” en el bar, pero el sueño de ver aquel bajo azul sobre el escenario del Naked City me lo cumplió este chavo, Alfredo Jaime, el hijo de Mauro, quien le dio la vuelta al instrumento (es zurdísimo), formó su grupo y se puso a tocar. En uno de mis cumpleaños, Blind Justice fue la banda abridora.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s