Archivos de la categoría ‘Futbol Internacional’

 

Valdano y Roberto Vargas

Febrero de 1998:

Primer acto. Miércoles por la noche. Se concreta una cita para entrevistar a Jorge Valdano, junto a Miguel Padilla, para el diario Reforma y el semanario Señor Futbol. Llego a casa y tomo “Sueños de futbol”, le doy una leída y lo dejo en la mesa de la sala para llevármelo al otro día. Al buscarlo por la mañana, lo encuentro tirado en el suelo mordisqueado por Tina, nuestra mascota. ¡Me quiere dar un infarto!

Segundo acto. Jueves por la mañana. Corró a la librería “El Sótano” para comprar otro ejemplar. Encuentro el que había dejado escondido para un colega y lo compro.

Intermedio: Llegamos a las instalaciones de TV Azteca a la hora pactada para la entrevista. Valdano se había ido a su hotel. ¡Sudamos frío! Padilla y yo bajamos corriendo rumbo a la salida, a ver si encontrábamos a “El Filósofo” antes de que llegara a la calle. De pronto, el trasero monumental de una rubia nos hace voltear: era la conductora Rocío Sánchez Azuara. Mientras la contemplábamos, una secretaria nos alcanza: “El señor Valdano regresó”.

Tercer acto. Después de la entrevista, en la oficina de José Ramón Fernández, Valdano me firma el libro y me escribe la siguiente dedicatoria: “Para Roberto, con el deseo que compartamos sueños”.

Sueños 1

Acto final: Jorge Valdano visita la redacción de Reforma en 1999, ya como colaborador del diario. En medio de una sesión de fotografías y autógrafos, le cuento la anécdota del libro mordido. Ríe y me firma el ejemplar dañado con una nueva dedicatoria: “Para Roberto, que le da de comer sueños al perro, con el deseo de que le aprovechen”.

Sueños 2

Tenía más de 10 años de no charlar con Jorge Valdano. Durante ese lapso, lo vi un par de veces en presentaciones de libros y, durante mi breve paso por Récord, revisaba los artículos que mandaba todos los jueves para publicarse el sábado.

El martes coincidimos en el Estadio Azteca, donde grababa la recreación del gol que le convirtió a Alemania en la Final de la Copa del Mundo de 1986. Siempre amable, charló ampliamente con el equipo de TDN, que se encontraba ahí para una nota especial que saldrá al aire el siguiente torneo de la Liga MX.

Con Lalo Bacas nos acercamos a Valdano sobre la cancha. El santafesino y el tucumano, un ex Rosario Central y un ex Newell’s Old Boys, recordaron la concentración de la Selección Argentina en las instalaciones del Club América, en 1986.

Valdano-Bacas.PNG

“Tres días antes del partido contra Inglaterra”, cuenta Bacas, “jugamos contra Argentina acá. ¡Les dimos un baile… ! Ganábamos 2-0 y Bilardo estaba como loco. Gritaba, corría, se metía a la banca, hacía cambios… No paró el partido hasta que empataron. Nosotros comenzábamos la pretemporada, estábamos muertos… Nos decíamos entre nosotros: ‘Ya déjenlos pasar para irnos a la mierda…’ Pero Alfredo (Tena) no quería…”

Comenzó a llover cuando Valdano abandonaba la cancha: “Así debería haber llovido el día de la Final”, dijo antes de entrar al túnel. Un lujo escuchar esas anécdotas de boca de sus protagonistas.

* El negativo de la foto de aquella entrevista de 1998 nunca me lo entregó Daniel Gazca; conservo el audio íntegro de aquella charla en un mini casete.

Anuncios

gRIFFA

Foto: Revista El Gráfico

Esta entrevista con el legendario buscador de talentos la realicé para Soccermanía por allá del 2004, cuando Griffa trabajaba como Coordinador de Fuerzas Básicas de la Federación Mexicana de Futbol. En la actualidad, tiene un puesto similar en Independiente de Avellaneda, luego de su paso por Newell’s Old Boys y Boca Juniors. Hace un par de años volví a hablar con él, cuando Marcelo Bielsa, uno de sus discípulos más notables, sonaba para dirigir a la Selección Mexicana.

 

Sale sonriente del ascensor de un hotel del sur del Distrito Federal vestido de forma casual y con una chamarra con el escudo de la Federación Mexicana de Futbol. Camina con paso vigoroso, es un incógnito ante los ahí presentes que ni por asomo advierten que ese hombre canoso es el “cazador” de talentos más célebre en la República Argentina y que entre sus descubrimientos se encuentran Gabriel Omar Batistuta y la “nueva joya” del balompié de aquel país: Carlos Tevez.

Jorge Griffa, Coordinador técnico de Fuerzas Básicas de la FMF, puesto que ocupa desde principios de año, ha observado las últimas semanas el trabajo de los juveniles del América y Atlante, antes de seguir rumbo a Pachuca. Comenzó su trabajo por el norte del país, en donde visitó los campamentos de Tigres, Monterrey, San Luis y Santos Laguna, por lo que platica sus impresiones después de sus primeras visorías en México.

“La colaboración que he recibido de los clubes ha sido magnífica, más que preocuparme qué se dice sobre mi persona, me he fijado en el nivel que tienen los chicos mexicanos, que es lo que me interesa. Lo otro realmente me tiene sin cuidado, porque yo vine a trabajar. Hemos estado con Tigres, Monterrey, San Luis, Santos Laguna y en el América, en todos el trato ha sido magnífico”.

– ¿Y cómo ha encontrado el nivel de los juveniles de estos equipos?

“Sería un atrevimiento bárbaro de mi parte decir realmente qué es lo que pienso de cada club; ahora, puedo dar un ‘pantallazo’ de lo que he visto en general. El primer análisis que hago es que el chico mexicano tiene habilidad, medianamente buena técnica y es muy rápido, que ya son armas muy importantes para el desarrollo del futbol. De lo que carece, de alguna forma, es de esa mentalidad definida y decidida, que esté convencido de su capacidad. Y luego, ante determinadas situaciones que exige el futbol, como es el roce físico, es un jugador que no tiene la potencia física que se necesita en el futbol actual. Si nosotros pensamos que el futbol tiene la parte técnica, la parte física y la psíquica… tenemos que preparar al chico para las maniobras en donde entremezclan la velocidad, la técnica y la fuerza”.

– En alguna entrevista usted señalaba que cuando comenzó a preparar a los juveniles de Newell’s Old Boys, en Rosario, buscaba que sus jugadores tuvieran una mezcla de la técnica de los argentinos, con el trabajo y sacrifico del futbolista español. En el caso de México, ¿qué características le gustaría combinar?

“Yo he visto algunas características del jugador mexicano y sobre eso voy a tratar de trabajar, pero para mí también es muy importante este proceso que la Federación ofrece a los clubes, y que yo tengo el honor y la suerte de trabajar en él. El señor De la Torre (Alberto, presidente de la FMF) y yo, coincidentemente compartimos la misma idea de que había que ampliar el horizonte de los juveniles.

“El cambio de mentalidad que yo hice en Rosario fue porque me di cuenta que algo andaba mal, pero no podía cambiarlo arriba, debía hacerlo desde abajo, a través de sus juveniles, y tengo la satisfacción de ser partícipe de ese cambio en Argentina. Vamos a ver en el futbol mexicano qué pasa, esa es la idea; la disposición que he encontrado en los chicos y en los técnicos, sin ninguna duda ayuda a que yo, con mis treinta y pico años de experiencia, les pueda ofrecer todo lo que viví durante este tiempo, y algunos jóvenes y no tan jóvenes, pero con menor experiencia que yo, puedan enriquecer su conocimiento”.

– En 1992, cuando Marcelo Bielsa llegó a México, dijo en una entrevista que acá había tenido que cambiar su discurso futbolístico, en el sentido de que tenía que hablarle de manera diferente a los jugadores juveniles para no ofenderlos, ¿cambió usted su discurso?

“Cada país tiene su idiosincrasia, pero además cada equipo es un mundo, no necesariamente todo los chicos tienen la misma mentalidad, ni para mejor ni para peor. Yo creo que el jugador mexicano puede competir con cualquier chico del mundo, tranquilamente. Si tiene ya, a pesar de algunos inconvenientes, la posibilidad de asistir a competencias, en cuanto empiece a transformar lo negativo en positivo estará en presencia de dar un gran salto”.

– Los jugadores son competitivos, pero, ¿cómo ha encontrado a la gente que trabaja en las inferiores, está capacitada?

“Yo no puedo hablar mucho de esto, pero he visto una gran atención y un gran deseo de capitalizar conocimientos, tanto del jugador, como de aquellos que dirigen a los juveniles. En la vida nunca se deja de aprender y por mi experiencia puedo decir que cuando estamos en los 30, cuando dejamos de jugar al futbol, creemos que sabemos todo; a los 40, nos empezamos a dar cuenta de lo poco que sabemos para enseñarle a los chicos; a los 50 pensamos en lo mucho que tenemos por aprender y a los 60 seguimos aprendiendo. ¡Imagínense si hay panorama para aprender en el futbol! El futbol tiene una evolución constante y cada día es más exigente, nosotros tenemos que darle todos los días a los chicos mayor capacitación para que puedan desarrollar todo lo que saben y responder a esa exigencia”.

– A nivel infraestructura, ¿cómo ha encontrado México?

“En términos generales bien, algunos mejor, otros peor, pero yo creo que podrían estar mucho mejor. Hay clubes que están relativamente bien, otros con lo justo y otros que no están bien. Si nosotros apuntamos a un proyecto y apostamos a él, tenemos que darle todo el apoyo que necesita, y un punto son las canchas y los lugares de juego, eso es fundamental. He visto que tienen muchas cosas, infinidad de pelotas, ropa, pero están limitados en las canchas de juego, y eso hay que mejorarlo. Los chicos mexicanos pueden estar mucho mejor, trabajar en mejores condiciones no equivale a gastar mucho dinero”.

– Hay en México la capacidad para que surja un Batistuta, un Balbo, un Tevez…

“… un Burdisso, un Battaglia, Pochettino, Sensini… puros chicos de Boca y de Newell’s (sonríe)… Estoy convencido de que en el futbol mexicano hay chicos que pueden ser grandes jugadores, incluso ya los hay, pero de todas maneras es importante que el chico tome ejemplos, que diga ‘yo quiero parecerme a este o a aquel otro’, esa imagen que ven ellos puede ser reflejada en ellos mismos. Acá hubo un jugador muy importante como Hugo Sánchez, que jugó en España muchos años. Es importante que los chicos lo vean, que piensen que el día de mañana pueden estar, como él, en algún club mayor o en la Selección de su país, pero lo primero que hay que pensar es que para conseguir el éxito se necesita un esfuerzo extra, no alcanza con el esfuerzo normal. Para ser el gran jugador de futbol hay que hacer un sacrificio y eso lleva de la mano resignar muchas cosas en la vida, dejar de hacer de hacer cosas que hacen otros chicos de su misma edad, pero al final hay dos caminos, no tres ni veintiocho, dos caminos: el del posible éxito y el del seguro fracaso. Nosotros tenemos la obligación de marcarle los dos caminos para que el chico pueda tener esa posibilidad de éxito”.

– A usted, que le gusta tanto trabajar con juveniles, ¿qué le dice que el líder del campeonato mexicano, Jaguares de Chiapas, no tenga en sus filas jugadores de inferiores?

“Todos esos muchachos que están haciendo una gran temporada, jugando muy bien, nacieron como juveniles en algún lado, alguien les dio la oportunidad, y ahora alguien ha tenido la habilidad de juntarlos. Por eso es importante lo que propone el presidente de la Federación, a través mío, que esos equipos puedan desarrollar sus juveniles, que surjan clubes que apunten hacia esa clase de proyectos. El futbol juvenil puede ayudar a los clubes sin tener que comprometerse económicamente. Cuando se hace un trabajo planificado, con orden, con un punto de referencia, el club pasa, en un plazo determinado, de ser comprador a un vendedor, pero hay que ver qué quiere cada uno. Si se quiere ser un equipo vendedor hay que trabajar en el futbol juvenil, pero no es cosa de decir ‘voy a trabajar con las inferiores’, porque hay que saber armarlas, poner gente capacitada”.

– ¿El “resultadismo” que existe en el futbol actual no fuerza el trabajo con los juveniles?

“Los directivos a los tres días quieren el éxito y ese es un mal en el futbol mundial que hay que eliminar. Hay que decirles ‘Fíjense lo que hizo Mauricio Macri en Boca’. Llegó en 96 y tomó un club completamente deprimido, con unas inferiores que no existían, jamás tenía un jugador en la Selección argentina, años sin debutar un juvenil… Macri decidió darle el respaldo a alguien que conocía del tema, lo sostuvo, marcó determinados tiempos de trabajo y Boca pasó de ser de un club comprador a un club vendedor; de un club sin éxito a uno lleno de éxitos; de un club sin divisiones inferiores a uno con las mejores inferiores de Argentina. Más no se puede pedir. Boca no tenía nada y lo hizo, quiere decir que se puede hacer, buscar la gente capacitada para trabajar, los juveniles con condiciones superiores que den respuesta a esa necesidad y a ese deseo…”.

– Pero no todos tienen la paciencia de Mauricio Macri...

“No, pero en la vida se vive de ejemplos y Boca Juniors es uno de ellos”.

 

LAS METAS DE GRIFFA

Cuestionado desde antes de su llegada por algunos sectores del balompié nacional, Griffa desestima las críticas y asegura que su único objetivo es transmitir sus experiencias para enriquecer al futbol mexicano.

“Voy a estar dos años acá y quiero ofrecerle a la gente toda mi experiencia para que cuando me vaya diga: ‘Cuando llegué encontré al futbol mexicano en buenas condiciones… pero cuando me voy lo dejo mejor’. No que yo lo vaya a hacer todo, porque nadie hace nada solo, pero sí quiero ofrecerle a los técnicos del futbol mexicano todos mis conocimientos. Habrá algunas cosas que las saben todas; otras que saben a medias y algunas más que no las saben, pero la idea es que aquellos que tengan dos puntos, tengan luego dos y medio; los que tengan tres, que suban un poco…”.

– ¿Cuántos puntos tiene Jorge Griffa?

“No los estoy cuantificando, lo que estoy diciendo es que estamos sumando siempre. A la gente que está fuera hay que hacerla que conozca cómo se trabaja en el futbol juvenil, que es una secuencia muy difícil de comprender, porque cuando se empieza un trabajo en determinado club, a los seis meses quieren que salgan jugadores y esto no es así. Se lo he explicado a los entrenadores, cómo fui avanzando en lugares tan inhóspitos y con carencias como Newell’s Old Boys, donde no había nada; cómo fui creciendo en un club tan inmensamente grande como Boca Juniors… Viví los mejores momentos en la historia de Newell’s, lo hicimos sentarse en la mesa de los grandes; he vivido dentro de Boca los mejores momentos de su historia… además soy un tipo con suerte”.

– ¿Qué opina sobre la gente que se ha manifestado en contra de su presencia en México, concretamente Hugo Sánchez, que dijo que usted no iba a entrar a Pumas?

“No creo que esté en contra. Somos gente de futbol, nos podemos entender, jugamos en el mismo club, el jugó en el Atlético de Madrid y yo también; fue figura y yo también, fui el extranjero que más partidos jugó en la historia del Atlético, viví los mejores momentos en la historia del club… Por otra parte no creo que esto sea algo insalvable, contundente, definitivo, yo vengo a esto… además no soy ningún desconocido”.

Jorge Griffa ha descubierto a lo largo de su carrera a infinidad de jugadores que se convirtieron en figuras, quizá la mayor de ellas Gabriel Batistuta, ¿qué representa esto para usted?

“Uno busca a los chicos, les ve condiciones y trata de enseñarles algo, lo demás son cosas circunstanciales, pero para que se den esas circunstancias hay que provocarlas, hay que estar metido. Batistuta tuvo la respuesta que se esperaba, a pesar de que tenía más tipo de oficinista que de jugador de futbol: alto, gordo, que le pegaba con todo a la pelota, pero se fue perfeccionando y se quedó, todo mundo sabe lo que pasó y todavía anda por ahí.

“Hay algunos muchachos que estuvieron conmigo que resultaron buenos jugadores, unos cuantos (ríe). Batistuta fue uno de ellos, otro fue Balbo: los dos goleadores más grandes del futbol italiano. (Américo) Gallego también fue un jugador muy importante, campeón del mundo en el 78; Gerardo Martino, Juan José Rossi, ValdanoWalter Samuel, que también es muy representativo. Con Batistuta como delantero y Samuel como defensa pudo haber terminado la búsqueda… Sensini, un chico bárbaro, tiene 37 años y sigue jugando…”.

Con más de 30 años en la búsqueda de talentos juveniles, Griffa cuenta como en ocasiones es difícil tratar con los padres de los jugadores de las inferiores y cada vez más con los representantes.

“Han cambiado mucho las cosas, antes los padres tenían una rigurosa tendencia por el estudio, como fue el caso de (Gabriel) Batistuta, que el padre no lo quería dejar jugar porque prefería que el chico estudiara; pero fue pasando el tiempo y ahora hay una tendencia mayor por los deportes y en especial el futbol…”

– ¿Motivada por la parte económica?

“Está ‘explosión’ del futbol a nivel mundial… las esquirlas de esa bomba saltaron para todos lados y todo mundo empezó a ver al futbol, ya no como deporte, también como una cuestión económica, entonces, hay una serie de cosas que rodean al juvenil, que lo tocan y lo complican: los padres, los directivos, el director técnico, de alguna manera los representantes. Todo eso lo puede ayudar a crecer o llevarlo al fracaso, porque aparecen, cuando se tiene el mínimo éxito, los amigos de ocasión, que casi nunca le dan buen consejo…

“Como para ejemplificar, yo distingo tres clases de padres: el primero, es el normal, el que quiere lo mejor para su hijo; luego tenemos a la clase de padres que se transforman en intransigentes o no, depende de cómo le vaya al hijo, y luego están aquellos que son verdaderamente complicados, porque con los dos primeros se puede llegar a un acuerdo: ‘Usted quiere lo mejor para su hijo, yo también, así es que unamos fuerzas para ayudarlo a triunfar, no compliquemos al chico’. Y la última clase de padres son complicados porque llegan incluso a la calumnia: ‘Yo le di plata a un técnico, me vino a pedir dinero’. Yo los he visto y son complicados porque molestan al técnico, al juvenil, terminan aniquilando las posibilidades del jugador”.

– Se dice que hay mucha gente sin escrúpulos alrededor del futbol juvenil, representantes que engañan al jugador, que lo llevan a otro país y lo dejan tirado a su suerte…

“A mí no me consta eso. Son situaciones muy particulares que surgen de tanto en tanto, yo no las viví nunca. Lo que sí viví fueron padres complicados, que terminan tratando de perjudicar a otras personas porque no pusieron al hijo o lo dejaron en libertad. Pero esto es entendible, porque si a un padre le preguntas cómo formaría al equipo para el domingo te diría: ‘Mi hijo y 10 más’… es así”.

– Usted como formador de juveniles, ¿qué valores trata de inculcarle a los jugadores para que no se desvíen por el camino fácil de los “pseudo representantes”?

“A los representantes antes se les llamaba ‘empresarios’ y creo que no es mala la figura, lo que pasa es que ellos están en la otra vereda, defienden sus intereses y yo tengo que defender los de mi club. Pero si ellos me llevan a un buen jugador, con condiciones, yo lo voy a ver y les voy a decir ‘Vayan al club, hablen con tal directivo y si se arreglan, magnífico’. Normalmente se habla de un convenio, en ello no hay maldad. Me traen un buen jugador, lo veo y digo si me gusta o no, pero los representantes son un afluente más de todas las que me traen jugadores”.

– ¿Considera sano para el futbol que chicos de 11 ó 12 años lleguen con representante a los clubes?

“Eso es una locura. Antes estaba el empresario que compraba al jugador, lo dejaba en el club y desaparecía de la escena; luego llegó el representante que sí es como un consejero. Los representantes estaban en Primera División, comenzaron a meterse a juveniles y ahí empecé a arquear las cejas, ya no me gustó, pero después se metieron a infantiles… Cuanto menos cerca estén mío mejor. Hay representantes serios y otros que no lo son, aquellos que los dejan tirados por el mundo. Yo siempre le hablo a los chicos y les digo que su principal objetivo es el éxito deportivo, que hay muchos valores que están antes de esa posibilidad de éxito, que no se vuelvan locos, que el éxito llega a través del esfuerzo… y hay que trabajar para ello”.

– ¿Cómo le ha hecho para descubrir a tanto jugador, en qué se fija?

“Uno tiene sus parámetros que, por otra parte no son definitivos… Uno mira y ya se va dando cuenta de las condiciones que tiene cada chico, las posibilidades; de los que uno elige se van quedando muchos en el camino, pero son las reglas del juego. Hay tres condiciones que yo digo que debe tener todo jugador: capacidad, oportunidad y suerte. A muchísimos jugadores se les dan dos, las dos primeras, no se les da la tercera y no pueden conseguir llegar a su objetivo”.

– Hace ya más de 10 años que César Luis Menotti dirigió a la Selección Mexicana y aún se recuerda su paso, muchos dicen que fue un parteaguas en la historia del futbol nacional, ¿usted quiere que se le recuerde de manera similar?

“¿Pretender yo lo del ‘Flaco’? No, Menotti son palabras mayores. El ‘Flaco’ es alguien de altos vuelos en el futbol profesional… Lo que yo quiero, lo que pretendo es ofrecerle todo a la Federación y a los muchachos que visito. Cuando termino de platicar con ellos les digo: ‘Seguro que algo les dejé’, y cuando ellos me responden que sí, eso quiere decir que estamos en el camino”.

matias_almeyda_5-1024x552

Diario AS, a través de un servidor, fue el primer medio en confirmar la llegada de Almeyda a Chivas, en septiembre del año pasado. Días después escribí un breve perfil del técnico argentino del Rebaño.

Matías de Jesús Almeyda (Azul, Argentina, 21 de diciembre de 1973) es un hombre de retos. Apenas consumado el primer descenso en la centenaria historia de River Plate, el 26 de junio de 2011, supo que su deber era tomar las riendas del equipo que le dio la oportunidad de debutar como jugador en 1992.

Después de llorar toda la madrugada, tomó el teléfono y le comunicó al presidente de los Millonarios, Daniel Passarella, que dirigiría a River en el Nacional B. Y 362 días después, tras un sufrido triunfo de 2-0 ante Almirante Brown, el “Pelado” regresaba a Primera División a River.

Aunque en la A no le fue bien con el “equipo de la Banda” y pese a su corta experiencia como técnico, Almeyda cosecha otro logro importante en su carrera: al final de la temporada 2013-2014 ascendió a Primera División a Banfield, que en sus filas contaba con jugadores como Walter Erviti y Nicolás Bertolo, que regresaron desde México para jugar con el Taladro.

Almeyda es parte de una nueva camada de técnicos en el futbol argentino, entre los que destacan Marcelo Gallardo, Diego Cocca y Guillermo Barros Schelotto, y aunque aprendió de entrenadores de cuna riverplatense como Passarella, Sabella y Gallego, tiene sus propias convicciones.

Cuando tomó a River cargaba en su iPad videos de todos los partidos para revisar a detalle cada jugada y corregirlas con sus jugadores; también se apoyó de un neurobiólogo que le apoyara a conocer las respuestas cerebrales de sus jugadores en las concentraciones. Pero una de sus bases es la unión grupal, por lo que gustaba de organizar salidas fuera de lo deportivo para que los elementos de su plantel se conocieran entre sí y se entendieran más.

Almeyda no tolera a los directivos que se meten en el vestidor para generar mal ambiente, algo a tomar en cuenta por los antecedentes de Vergara en Chivas.

“No tolero al (directivo) que entra al vestuario y te soba el lomo cuando ganás y después, en la tribuna, te reputea para quedar bien con la gente. También algunos tienen manejos oscuros con los representantes”, señaló Matías en una entrevista con la revista El Gráfico.

El referente como director técnico para Almeyda es Marcelo Bielsa, que lo llevó al Mundial Corea-Japón 2002: “Bielsa está varios escalones arriba del resto. Aunque con Passarella, el Tolo y Sabella aprendí un montón”.

También tuvo como técnico en la Lazio al sueco Sven Goran Eriksson, con quien tuvo algún enfrentamiento en 1999.

“En el 99 me eligen el mejor jugador del campeonato, ganamos un montón de cosas en la Lazio y arrancamos la temporada siguiente jugando la Supercopa europea contra el Manchester. Dos días antes, planta el equipo y me deja afuera. Yo merecía jugar esa final porque habíamos logrado el pasaporte ganando la Recopa. Me fui del entrenamiento a mi casa y me metí en la cama. Vino el director deportivo a pedirme que volviera. Los atendí en mi habitación. Al final, Eriksson me dijo que me ponía pero que debía mejorar varias cosas. Le dije que estaba bien, pero que el partido con Manchester, yo merecía jugarlo”.

Almeyda vive por y para el futbol, por eso entiende el sentimiento de alguno de sus jugadores al ser reemplazado y cada vez que hace un cambio durante un partido, le extiende la mano al jugador que sale: “Es un simple gesto. Te saco porque creo que es lo mejor para el equipo, pero te sigo valorando como ser humano. Tiremos juntos”.

Así es Matías Almeyda, un hombre desconocido en el futbol mexicano que está cerca de dirigir a Chivas, un equipo en el que ninguno de los siete técnicos argentinos que le han dirigido ha tenido éxito. ¿Le alcanzará el atrevimiento para sacar adelante al Rebaño?

14/09/2015

Star Wars

Odio todo lo que tenga que ver con esta película, pero el año pasado hice un repaso por los grandes acontecimientos deportivos del año en que nació esta gran saga.

El año del estreno de “Star Wars”, 1977, fue un año clave para la cultura pop.

El filme de George Lucas, estrenado el 25 de mayo y protagonizado por Harrison Ford, Carrie Fisher y Mark Hamill, se convirtió en todo un suceso, el mismo año que “Rocky“, que lanzó a la fama a Silvester Stallone ganaba el Oscar a la mejor película (“Star Wars” fue nominada a 11 premios de la Academia y ganó seis estatuillas entre los filmes estrenados en 1977).

Otras películas estrenadas en 1977 fueron “Fiebre de sábado por la noche”, “Domingo Negro” y “Encuentros cercanos del tercer tipo”.

El libro más vendido ese 1977 fue “El Resplandor“, de Stephen King, que años más tarde inmortalizaría en la pantalla grande Jack Nicholson. En la radio dominaba la música disco, pero también sonaban clásicos como “Hotel California”, de Eagles, “Don’t stop”, de Fleetwood Mac, “Tonight’s the night (Gonna Be Alright)”, de Rod Stewart y “Dancing Queen”, de ABBA.

El Premio Nobel de la Paz fue ganado por Amnistía Internacional y el de Literatura por el poeta andaluz Vicente Aleixandre.

REINAN RAIDERS, YANQUIS Y BLAZERS
En el Super Bowl XI, celebrado el 9 de enero de 1977, los Oakland Raiders ganaron el primero de sus tres anillos al superar 32-14 a los Vikings de Frank Tarkenton; el MVP fue para el receptor de los californianos Fred Biletnikoff y el himno estadounidense fue cantado por Vicki Carr.

El Heisman de ese 1977 fue ganado por el full back de la Universidad de Texas, Earl Campbell, y la segunda selección del Draft de la NFL fue para los Dallas Cowboys, que eligieron a otro corredor: Tony Dorsett. El pateador mexicano Rafael Septién fue elegido en la décima ronda por los New Orleans Saints.

La Serie Mundial de aquel año fue ganada por los Yanquis de Nueva York de Billy Martin, a los Dodgers de Los Ángeles de Tom Lasorda. Los Mulos, que no ganaban un campeonato desde 1962, se impusieron en seis juegos (4-2). El MVP fue Reggie Jackson, que había llegado como agente libre al inicio de la temporada.

En la NBA, los Portland TrailBlazers de Bill Walton, se impusieron en seis partidos a los 76ers de Filadelfia del “Dr. J”, Juliuis Erving, mientras que en la NHL los Canadians de Montreal ganaban su segunda Stanley Cup consecutiva a costa de los Boston Bruins.

EUROPA SE PINTA DE ROJO
En la vieja Liga de Campeones de Europa, el Liverpool rompía la hegemonía del Bayern Munich y ganaba la primera de sus dos “Champions” de la década a costa del Borussia Mönchengladbach. La Juventus se impuso en la Final de la Copa UEFA al Athletic de Bilbao y en la extinta Recopa se coronó el Hamburgo.

En México, Pumas ganaba su primer campeonato de Liga al derrotar en la Final a la Universidad de Guadalajara; en España reinaba el Atlético de Madrid de Luis Aragonés; Italia era dominada por los equipos de Tutín, con la Juventus como campeona y el Torino un paso detrás; en Inglaterra el Liverpool era el rey, y en Alemania eran los años de gloria del Mönchengladbach.

La Copa Libertadores fue para Boca Juniors (derrotó al Cruzeiro en penalties) y la Intercontinental también para el cuadro argentino, que se impuso al Gladbach.

OTROS DEPORTES
Aquel fue el año dorado para el tenista argentino Guillermo Vilas, que disputó tres Finales de Grand Slam y ganó dos: Roland Garros y el US Open; Australia fue para el estadounidense Roscoe Tanner y Wimbledon para el sueco Björn Borg.

El campeonato de Fórmula Uno fue para el austriaco Nikki Lauda, de Ferrari y las 500 millas de Indianápolis fueron ganadas por el legendario A.J. Foyt.

1977 fue el último gran año para Muhammad Ali, que defendió dos veces su título de los pesados con éxito ante Alfredo Evangelista y Ernie Shavers, antes de caer con Leon Spinks en febrero de 1978.

Diciembre 17, 2015

Collina

 

Nota publicada el 13 de febrero de 2014 en la página web de Soccermanía.

 

Al finalizar la Final de la Copa del Mundo Corea-Japón 2002, en el Estadio de Yokohama, la multitud ovacionó, inesperadamente, al hombre que recibió la primera medalla aquella noche. Pierluigi Collina ya cargaba sobre su espalda la fama y reconocimiento como el mejor árbitro del planeta. Y sonrió al escuchar los aplausos de una multitud acostumbrada a insultar a los hombres de negro a la menor provocación.

Nacido en Bolonia, Italia, el 13 de febrero de 1960, Collina jugó como defensa central en su juventud, comenzó a perder el pelo a los 24 años por una enfermedad hormonal y aunque pitó Mundiales y partidos de Champions League, se quedó sin cumplir uno de sus sueños, dirigir un encuentro en la cancha de Boca Juniors:

“Asistí a algunos partidos de Boca y el ambiente en el estadio es muy intenso. Ese es el estadio donde me habría gustado arbitrar. Dirigir un encuentro en Europa es un reto, pero mayor reto es hacerlo en canchas donde el futbol es la vida”.

Aunque simpatizaba con el Bolonia, por ser su ciudad de origen, con el campeonato de la Lazio, en 1974, cambió de camiseta.

Graduado en Economía por la Universidad de Bolonia en 1984, Collina tomó el curso para árbitro en 1977 y comenzó a pitar en ligas regionales, antes de dirigir partidos de la Serie C en 1988. Tres años le tomó llegar al circuito estelar del Calcio: la Serie A.

“El arbitraje me enseñó el respeto. Empecé a arbitrar a los 17 años y en ese momento sólo tomaba decisiones en el terreno de juego. Fuera obedecía a mis padres, porque aún era un niño, pero esa responsabilidad de tomar decisiones en el campo me hizo madurar antes”.

Por aquellos años comenzó a perder el cabello, pero eso nunca fue un problema para él, que lo tomó con sentido práctico: “Los jugadores me respetan más por mi aspecto”, dijo uno de los calvos más famosos del futbol mundial en la década de los 90.

Su ascenso fue meteórico. En 1993 recibió el gafete internacional de FIFA con apenas 45 partidos y tres años después dirigía la Final de los Juegos Olímpicos de Atlanta, en el duelo que Nigeria derrotó a Argentina.

Collina pitó un partido casi perfecto en la Final del Mundial 2002, cuando sólo mostró dos cartones amarillos, uno por bando, en el duelo que Brasil derrotó 2-0 a Alemania. Sin embargo, su recuerdo más significativo sobre un terreno de juego es la Final de la Champions League de 1999, en Barcelona. Aquella noche, fue testigo de la espectacular voltereta del Manchester United, en tiempo de reposición, sobre el Bayern Munich (2-1).

Hay una imagen no muy difundida de aquel encuentro. Es cuando Collina, tras el segundo gol del United, del noruego Solksjaer, se acerca a tratar de levantar del césped a los jugadores del equipo alemán, que estban devastados. Esa noche, a la que llama la del “rugido del león”, por la explosión de júbilo de los aficionados ingleses, Collina demostró, pese a su aspecto de tipo duro, que era un ser humano que se conmovía como cualquier otro.

Oliver Kahn, el célebre guardameta de la Selección de Alemania y del Bayern Munich a finales de los 90 y principios de la década del 2000, estaba en la portería en aquellos dos encuentros dirigidos por Collina.

“Sin duda es un árbitro de clase mundial, pero a nosotros no nos trae suerte”, expresó Kahn, quien también estaba bajo los tres palos germanos en la derrota que les propinó Inglaterra (5-1) en el 2001, duelo pitado por el italiano.

El hoy asesor financiero dirigió también la Final de la Copa UEFA 2004 entre el Valencia y el Marsella y su última participación internacional fue en las eliminatorias rumbo al Mundial Alemania 2006 al dirigir el Portugal-Eslovaquia, en el Estadio de la Luz. El último partido de Champions que pitó, en 2005, fue en El Madrigal, entre el Villarreal y el Everton.

POPULARIDAD INAGOTABLE

Ganador del premio al mejor silbante del año de la Federación de Historia y Estadística del Futbol (IFFHS) durante seis años consecutivos (entre 1998 y 2003) y siete veces designado el mejor árbitro de la Serie A, su brillante trayectoria como juez internacional ha llevado a Collina a ser parte de las campañas publicitarias de marcas como Opel, Adidas y Mastercard.

Pese a su fama, nunca se sintió una estrella:

“Lo que siempre hice fue trabajar muy duro en una profesión que es muy difícil. Pero no me considero un producto de marketing, eso no me gusta. Puede que sea famoso, reconocido”, dijo alguna vez al diario Marca.

El videojuego Pro Soccer Evolution 3 usó su imagen para la portada del juego y también apareció en anuncios de una marca de cerveza serbia.

En 2003 publicó su autobiografía titulada “Mis reglas del juego” y actualmente dirige el Comité de Árbitros de la UEFA, es asesor de las asociaciones de árbitros de Italia y de Ucrania, además de dirigir partidos amistosos, casi siempre de carácter benéfico.

 

Romario y Bebeto

Escribí esta nota el 23 de enero, cuando se rumoraba la posible candidatura del ‘Cuau’ al gobierno de Cuernavaca. Ese día se la fusilaron los del ‘pasquín’ y hace una semana, los caníbales de ‘Suckermania’ le cambiaron la entrada, la foto y la volvieron a subir sin moverle una coma. ¡A poco alguien se acordaba de las candidaturas de Boy y el ‘Gallo’ García!

 

Las “figuras públicas” siempre han sido atractivas para los partidos políticos. Es por ello que, en México y alrededor del mundo, jugadores y entrenadores de futbol han sido invitados para ser candidatos a puestos de elección popular.

A propósito de la candidatura de Cuauhtémoc Blanco a la alcaldía de Cuernavaca, de la postulación de Daniel Osorno a la presidencia municipal de El Salto (Jalisco), y del uso de la imagen del carismático José Luis Sánchez Solá “Chelís” por el partido fundado por Elba Esther Gordillo, recordamos a 10 futbolistas internacionales y algunos mexicanos, que cambiaron la cancha por la tribuna.

– Bebeto: Con una votación por arriba del 60 por ciento, el ex delantero que jugó brevemente en México para Toros Neza a finales de los 90, está en su segundo periodo de cuatro años como como diputado en la Asamblea Legislativa de Río de Janeiro.

– Romario: compañero de Bebeto en la selección campeona del mundo en EU 94, el “Chapulín” incursionó en la política hace cinco años como diputado federal por el Partido Socialista Brasileño (PSB), formación política por la que ahora es senador. Fue un severo crítico de la realización del Mundial den Brasil 2014.

– Eric Cantona: Tras su retiro se convirtió en la cara visible de la Fundación Abbé Pierre, una ONG que intenta resolver el problema de vivienda en Francia.

– George Weah. El Balón de Oro en 1995 fue candidato a la presidencia de Liberia en 2005,  pero fracasó. En 2011 acompañó la candidatura de Winston Tubman.

– Pelé: Fue ministro de deportes entre 1994 y 1998.

– Andriy Shevchenko: Se presentó como número dos en la lista del partido Arriba Ucrania en las elecciones legislativas del año 2008; no consiguió escaño en el parlamento.

– Gianni Rivera: El italiano fue Balón de Oro en 1969. Tras su retiro fue diputado, secretario de Defensa en el gobierno de Romano Prodi y miembro del Parlamento Europeo.

– Yordan Letchkov. El búlgaro se presentó como candidato a alcalde de Sliven en 2003 y arrasó en las elecciones. Se mantiene en el cargo.

– Luigi Riva. Es máximo goleador de la historia de la selección italiana llegó a ser senador al terminar su carrera como futbolista.

¿Y EN MÉXICO?

A Roberto Ruiz Esparza se le recuerda como jugador del Puebla, pero también fue diputado federal por el PAN, de 2003 a 2006.

Tomás Boy, actual técnico del Atlas, fue candidato suplente para senador de Nuevo León por el Partido del Trabajo en 1994.

Carlos Hermosillo fue titular de la Comisión Nacional del Deporte (2006 a 2009)  y quiso ser diputado federal por Veracruz, pero perdió en las urnas.

Manuel Negrete fue candidato a diputado por el Partido Acción Nacional en el año 2000 y ha sido funcionario de gobiernos priístas y perredistas.

Antonio “La Tota” Carbajal fue candidato a diputado por el Partido del Frente Cardenista, pero no logró un escaño.

A nivel municipal, una leyenda de Chivas, Isidoro “Chololo” Díaz, fue presidente de Acatlán de Juárez (Jalisco), mientras que Alejandro “Gallo” García contendió por el Partido Verde para alcalde de Irapuato (Guanajuato), sin suerte

Siles

Morelia fue a hacer el ridículo a La Paz y escribí tres párrafos para dar pie a una aburrida tabla con los estadios sudamericanos ubicados por arriba de los 3 mil msnm. Pese a lo aburrido del texto, los redactores del diario deportivo Estadio se lo fusilaron y lo tuitearon. No puse todas las fotos acá, pero la nota aún está en línea en Soccermanía y ahí las pueden ver.

 

En la altitud, el oxígeno escasea, hay menos resistencia del aire como consecuencia de la baja en la presión de la atmósfera y las personas que no están acostumbradas sufren el llamado “mal de altura”, cuyos síntomas son cefaleas (dolores de cabeza), mareos, falta de apetito, trastornos gastrointestinales y vómitos. Por eso no es recomendable la práctica de actividades físicas intensas.

Después de caer ante la Selección de Bolivia en las eliminatorias para la Copa del Mundo de Francia 98, el técnico de la Selección de Argentina, Daniel Passarella, inmortalizó una frase al quejarse de la altitud del Estadio Hernando Siles, de La Paz, ubicado a 3 mil 604 metros sobre el nivel del mar (msnm): “(En la altura) la pelota no dobla”.

A propósito del partido que disputará Morelia ante The Strongest, en La Paz, por la primera fase de la Copa Libertadores 2015, te presentamos los 10 estadios ubicados a mayor altitud en el mundo.

 

1.- Estadio Daniel Alcides Carrión, Cerro de Pasco (Perú): 4338 msnm

2.- Estadio Andino, El Alto, (Bolivia): 4082 msnm

3.- Estadio Víctor Agustín Ugarte, Potosí, (Bolivia): 3900 msnm

4.- Estadio Enrique Torres Belón, Puno, (Perú): 3829 msnm

5.- Estadio Guillermo Briceño, Juliaca, (Perú): 3824 msnm

6.-Estadio Olímpico Jesús Bermúdez, Oruro, (Bolivia): 3735 msnm

7.-Estadio Hernando Siles, La Paz, (Bolivia): 3604 msnm (El de la foto)

8.-Estadio Garcilaso de la Vega, Cuzco, (Perú): 3377 msnm

9.- Estadio de Huancayo, (Perú): 3259 msnm

10.- Estadio El Campín, Bogotá (Colombia): 3250 msnm